Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

Vivir a Fondo

 

Material semanal para la oración y la reflexión a partir del evangelio de cada domingo.

Ver anteriores

LEO LA PALABRA

Mc 10,17-30

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?» Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre.»  Él replicó: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde pequeño». Jesús se le quedó mirando con cariño y le dijo: «Una  cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego sígueme.» A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó pesaroso, porque era muy rico. Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: «¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el reino de Dios!» Los discípulos se extrañaron de estas palabras. Jesús añadió: «Hijos, ¡qué difícil les es entrar en el reino de Dios a los que ponen su confianza en el dinero! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios.» Ellos se espantaron y comentaban: «Entonces, ¿quién puede salvarse?» Jesús se les quedó mirando y les dijo: «Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo». [Pedro se puso a decirle: «Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.» Jesús dijo: «Os aseguro que quien deje casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones, y en la edad futura, vida eterna».]

El evangelio de esta semana nos habla de la radicalidad que pide Jesús. En el encuentro con Jesucristo no hay espacio para la mediocridad o para las medias tintas. Esto es lo que aprende el personaje del evangelio que busca a Jesús y le explica el listado de cosas que hace correctamente, olvidando que su vida se ha de ser consecuente con ese listado.

Por este motivo que se le anima a vender todo lo que tiene y donarlo, ya que el evangelio nos exigua adhesión total a su mensaje, reflejado en una manera de vivir concreta abierta los demás y a Dios. La fe no es otra cosa que salir de tus seguridades, eso es lo que le piden en la Biblia a Abraham y lo que le pide Jesús a aquellos que le quieren seguir. Dejar seguridades, posesiones,... Jesús lo que pide es FE y con esta fe todo llegará, dado que para Dios no hay nada imposible. “Todo el que por mi causa y por causa del evangelio deje casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o tierras, recibirá ya en este mundo cien veces más en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras, aunque con persecuciones; y en el mundo venidero recibirá la vida eterna.”

- ¿Qué seguridades, riquezas he de superar para hacer crecer mi fe?

- ¿Me pongo a menudo en manos de Dios Padre pidiéndole que se haga su voluntad?

- Haz un rato de oración.

Padre, me pongo en tus manos,

haz de mí lo que quieras.

Sea lo que sea,

te doy las gracias.

Estoy dispuesto a todo,

lo acepto todo,

mientras se haga tu voluntad en mí

y en todas las criaturas.

Pongo mi alma en tus manos,

te la doy, Dios mío,

con todo el amor de mi corazón,

porque te amo.

Es una exigencia de mi amor el darme,

ponerme sin medida en tus manos,

con infinita confianza,

porque Tú eres mi Padre.

Charles de Foucauld

Ni por un millón de dólares

Un periodista visitó un día a la madre Teresa de Calcuta mientras ella estaba ocupada en curar a un enfermo en un estado verdaderamente repugnante.

- "Yo no haría esto" - dijo el periodista a la madre Teresa - ni por un millón de dólares"

- "Por un millón de dólares tampoco yo lo haría", respondió la madre y siguió en la tarea tan repugnante para el periodista pero la más natural para ella que veía en el enfermo al hermano necesitado.

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo