Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

Vivir a Fondo

 

Material semanal para la oración y la reflexión a partir del evangelio de cada domingo.

Ver anteriores

LEO LA PALABRA

Jn 1,35-42

En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice: «Éste es el Cordero de Dios.» Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta: «¿Qué buscáis?» Ellos le contestaron: «Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?» Él les dijo: «Venid y lo veréis.» Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; serían las cuatro de la tarde. Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice: «Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo).» Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce Pedro).»

El evangelio de hoy nos presenta el relato de la vocación de los discípulos, pero desde una perspectiva diferente a la de los evangelios sinópticos. Juan subraya la actitud de búsqueda de los discípulos, incitada por el testimonio de Juan el Bautista que reconoce en Jesús al Mesías. “¿Qué buscáis?”. Contrasta con los evangelios sinópticos, en los que es el mismo Jesús quién toma la iniciativa de la vocación y llama a sus discípulos (“Ven y sígueme”).

El otro acento que coloca Juan en este relato es la importancia del encuentro personal con Jesús. Los futuros discípulos habían escuchado a Juan el Bautista proclamar que Jesús es el Mesías esperado, fruto de su encuentro en el Jordán. De este modo, el evangelista nos quiere decir que no importa lo que se conozca de Jesús, lo importante es encontrarse con Él.

El tercer subrayado está en la experiencia radical que supone este encuentro: es una experiencia que transforma la vida, un nacer de nuevo. No nace de las ideas, sino de compartir la vida (“Venid a verlo”) y tiene como fruto el querer contagiarlo a otros. Fíjate cómo el evangelista recuerda la hora del encuentro, señala la comunicación a otros de la experiencia para que también la vivan, y el cambio de nombre a Simón–Pedro: es un encuentro que marca la vida.

¿Vivo realmente en actitud de búsqueda?

¿Cómo fue la primera vez que Te encontré, Señor?

¿Cómo cambió mi vida?

Señor, tú me has comprado, verdaderamente, a un precio elevado; me has convertido en uno de los miembros de tu cuerpo y en templo del Espíritu Santo. Te bendigo por la grandeza de la llamada con la que me has obsequiado y porque tu Palabra orienta de continuo mi búsqueda hacia un verdadero encuentro contigo.

Pongo a tus pies todas las ambigüedades de mis expectativas y de mis proyectos, para que sea tu voz la que guíe mis pasos hacia ti. Ayúdame a detenerme junto a ti, a no temer el silencio de la contemplación, ese silencio que me permite experimentar de una manera profunda tu amistad. Haz que pueda conocerte no por lo que he oído de ti, sino por haberte encontrado de verdad, y que tu gracia me comprometa totalmente y renueve todas las fibras de mi ser, puesto que deseo morar contigo y permanecer en tu amor. Sólo así podré llegar a ser un testigo tuyo y regalar a mis hermanos y hermanas el precioso tesoro de la fe en ti.

There are no translations available.

Sueños” és la maqueta del grup “Polos Opuestos”. La cançó ens transmet les ganes de viure, de somniar, de fer un món nou. És la vocació a la vida, a viure-la amb sentit. ¿No suggereix la trobada amb algú?

http://www.youtube.com/watch?v=KZqAjN0Lw9I

Me entrego al universo, voy venciendo al miedo…

Esta vez estoy despierto, prendido de recuerdos…

Busco algo que me inspire, algo que me vuelva a hacer soñar...

Que me ilumine, que me enseñe a volar…

Esta vez ya no soy, aquel trozo perdido…

que buscaba esa mitad, esta vez soy yo mismo…

Llegaré hasta la cima de mis sueños,

formaré un mundo nuevo para los dos..

Te daré en cada instante mil momentos,

te entregaré mi corazón cuídalo…

Aprendo en cada error, en cada inexpresión del corazón…

Vuelvo a añorar, un mundo de ilusión…

Que se perdió en aquel rincón, hoy solo nos queda el recordar…

No hay marcha atrás, porque esta vez…

Esta vez ya no soy, aquel trozo perdido...

que buscaba esa mitad, esta vez soy yo mismo...

Llegaré hasta la cima de mis sueños,

formaré un mundo nuevo para los dos…

Te daré en cada instante mil momentos,

te entregaré mi corazón cuídalo…

Diccionari - Mostra la informació detallada del diccionari