Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

Medito la palabra

Vemos aquí como Jesús decide “ir a su propia tierra”. Y allá, como había hecho en otros lugares, lleva a cabo su misión evangelizadora, aunque le resulte difícil. Los de Nazaret no hacen caso a Jesús, no creen, y se escandalizan: no pueden aceptar su persona ni su actuación, no pueden aceptar que un hombre “normal” del pueblo pueda hacer y decir lo que dice y hace Jesús.

Sobre los “milagros” hay que recordar que sólo son percibidos desde la fe. Es decir, si no hay fe no hay milagro, porque no es captado como tal. Dicho de otro modo: una curación, por ejemplo, no es un milagro si el enfermo curado no descubre, gracias a la fe, que Dios está con él y lo salva.

Podríamos decir que el hecho de que no tuvieran fe hace que Dios esté ligado de manos, porque el Reino que se manifiesta en Jesús no es un poder que se impone sino que es amor que se ofrece. El poder de este Dios, que nos ama y da vida sin límites, está ligado a la Cruz y Resurrección de Jesucristo.

- ¿Sé descubrir y aceptar la actuación de Dios en mi vida?

- Puedo dedicar hoy un momento a esto, a ver cómo Dios se hace presente en mi vida a través de personas diversas - también de personas “normales”, de mi círculo habitual-, y darle gracias.

-Como persona creyente, ¿tu actitud acostumbra a ser de portadora de vida, o más bien comunicas desesperanza porque “no hay nada que hacer” (en tu vida, en la Iglesia, en el mundo)?

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo