Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

Cuentos

 

Cuentos, narraciones y reflexiones cortas que hacen pensar, confrontar nuestra vida, y rezar.

El termómetro de la paz

Sí te desentiendes de los conflictos de tu pueblo, no contribuyes a la paz.
Sí giras la espalda al hermano, giras la espalda a la paz, todavía no construyes la paz.
Sí criticas la acción de los otros, todavía no te mojas por la paz.
Sí respondes con violencia, abofeteas la paz.
Sí reculas ante la dificultad, retrasas la paz.
Sí opinas sin fundamentos, enrareces la paz.
Si sólo tu opinión es válida, contaminas la paz.
Si pones etiquetas a los otros, despides la paz.
Sí te tomas por tu propio cuerpo, perviertes la paz
Si te tomas por tu imagen externa, enredes la paz.
Sí quieres tener más del que necesitas, te vendes la paz.
Si no sales nunca voluntario para nada, no hables de paz.
Si hace tiempo que no haces silencio, no esperes la paz.
Si no estimas, no esperes la paz.
Si te fías que té la traigan buena y hecha, desengañado de la paz.

Cuando tomas partido por la no-violencia, edificas la paz.
Cuando tomas responsabilidades que nadie quiere, desvelas la paz.
Cuando luchas por la justicia, haces encontradiza la paz.
Cuando no criticas por trasero, haces obra de paz.
Cuando sabes abrirte a los otros, haces crecer la paz.
Cuando te interesas por los problemas del mundo, haces subir el valor de la paz.
Cuando te dedicas a hacer un servicio, eres a excepción de paz.
Cuando vuelves bien por mal, eres apóstol de la paz.
Cuando no tienes miedo de la verdad, eres profeta de la paz.
Cuando te pones junto a los marginados, pones al margen la violencia.
Cuando, a bulto de todo, el otro es persona, dignificas la paz.
Cuando compartes tus bienes, haces creíble la paz.
Cuando encuentras la vida de grupo, pones fundamentos a la paz.
Cuando animes al otro a vivir, desperdigas la paz por el mundo.
Cuando aprecios como Cristo ama, en ti florece la paz.
Sólo cuando estarás cansado de buscarla, la Paz te vendrá a encontrar.

 

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo