Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

Estudio de la Palabra

Es el estudio de Jesucristo en la Palabra de Dios. Este estudio nace del deseo y de la necesidad de conocer a Jesús para darlo a conocer. Nos hará hacer la experiencia que Jesucristo nos hace crecer en su Amor y avanzar en su seguimiento.
El fruto y eficacia del Estudio de Evangelio se recoge cuando se hace con una cierta continuidad y marcando un cierto itinerario de los aspectos de Jesús que queremos descubrir, estudiar, profundizar.

Ver anteriores

Propuesta de Lectio Divina personal (o en grupo)
IV Domingo de Tiempo Ordinario_Ciclo B_Mc 1,21-28

(A) ORACIÓN

ORACIÓN

Señor,
enséñanos a saber escuchar tus palabras,
enséñanos a guardar tus palabras en nuestro corazón;
enséñanos a sentir tu presencia viva,
enséñanos a compartir con los hermanos,
enséñanos a escuchar a tu Espíritu...

Envía sobre nosotros el Espíritu Santo:
que nos dé un corazón capaz de escuchar y de acoger;
que nos conceda encontrarte en la Palabra que leeremos;
y que haga que esta Palabra se convierta en vida en nuestras personas.

(B) PASOS PARA LA MEDITACIÓN

1. LEE...

¿Qué dice el texto?

Atiende a todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas. Para la comprensión del texto te pueden servir los comentarios que te ofrecemos a continuación.

Texto (Mc 1,21-28)

Lectura del santo evangelio según san Marcos. En aquel tiempo, Jesús y sus -discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad. Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenla un espíritu inmundo, y se puso a gritar: «¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.» Jesús lo increpó: «Cállate y sal de él.» El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos: «¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.» Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

Comentarios:

La enseñanza de Jesús queda ratificada por su acción. Ambos aspectos de su ministerio, indisolublemente unidos, llevan una marca inconfundible: autoridad. Jesús posee la autoridad y el poder del reino de Dios, que le impulsan no sólo a anunciar una liberación futura, sino a realizar también, ya desde el comienzo, obras liberadoras en favor del hombre: viene a liberar al hombre del pecado. Ahora bien, el mal físico, la enfermedad, pertenece a esa esfera del pecado, en cuanto que entra en el ámbito de las cosas no queridas por Dios. No puede contentarse, pues, con el solo anuncio de la llegada del reino de Dios. Ha de realizar a la vez obras salvíficas que, como “pronósticos”, confirmen esa llegada. La poderosa palabra doctrinal y la poderosa acción exorcista constituyen por igual un signo del poder divino otorgado a Jesús y, simultáneamente, un signo de que en él y con él se abre camino la soberanía de Dios en el mundo. Jesús, obrando así, se convierte forzosamente en un interrogante para los hombres: ¿Qué es esto? En él late un misterio que pide ser descifrado. Los demonios parecen estar en posesión de una ciencia especial que, frente a Jesús, les lleva a reconocerle y proclamarle como el santo de Dios. Tal reconocimiento no debe, sin embargo, suplantar al que él pretende suscitar en el hombre. Por eso les ordena callar, haciéndolo con imperativo que, lejos de asemejarse al conjuro característico de los magos griegos, evoca las duras recriminaciones que el mismo Dios dirige con frecuencia a su pueblo infiel.

2. MEDITA...

¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Sugerencias:

  • Jesús es el profeta por excelencia; supera la tradición profética de Israel que anuncia y denuncia

  • Su autoridad consiste en la unión ajustada entre palabra y acción. Su palabra es eficaz, ilumina el corazón y hace que suceda

  • “Silencio”

  • “Tú eres nuestro liberador”

3. CONTEMPLA Y REZA...

¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Sugerencias:

  • Señor, ayúdame a ser auténticamente humilde,

a confiar en tu amor sin límites y a sentirme

dichoso de conocerte.

4. ACTÚA...

¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?

5. COMPARTE...

Si la Lectio se hace en grupo, podéis compartir con sencillez lo que cada uno ha descubierto, para enriquecimiento del grupo.

6. DA GRACIAS...

Puedes acabar este momento con una oración: expresa a Dios lo que has vivido, dale gracias por lo que te ha manifestado, y pide al Espíritu que te haga pasar de la Palabra a la vida.

 

Te damos gracias, Padre, por este momento de oración,

por todo lo que nos has hecho llegar con tu Palabra.

Que todo lo que hemos recibido no quede inerte dentro de nosotros,

sino que crezca para poder ser transmitido a los demás

Fuente (comentarios y sugerencias): http://www.siervas-seglares.org

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo